Ayú, kuka, koka

Técnica mixta y proyección audiovisual.
Imágenes intervenidas con achiote e impresas en papel Canvas 340 gr.

Ayú-kuka-koka es una serie de texturas sobre la planta de coca, hecha de la superposición de archivos, ilustraciones, fotocopias, reimpresiones y trazos hechos con achiote, fotografiados al trasluz. 

 

En ella se mezclan documentos científicos, relatos cotidianos, noticias de actualidad política en Colombia y dibujos abstractos, para recrear un universo en tensión en el que el narcotráfico, las estrategias estatales para combatirlo,  las prácticas y políticas desarrollistas y la misma clasificación científica, se enfrentan y desigualan prácticas y conocimientos alrededor de esta planta. La serie busca que estas capas se entretejan y den vida a otras conexiones entre las palabras y las imágenes, invitando a imaginar otros universos. 

Así mismo, las imágenes y escritos plantean una reflexión sobre el lenguaje, buscando incorporar algunas nociones escuchadas y estudiadas en torno a la palabra y su circulación a través del mambe (hojas de coca maceradas con yarumo quemado), e invita a preguntarse por la dimensión colectiva del habla y su relación con esta planta. 

Para la exposición SIN TÍTULO, del CBA, compuse un mural con las piezas, acompañadas de un texto escrito con achiote y  una lupa rota que transforma su legibilidad. Encima de todo se proyectaba un vídeo con imágenes, también intervenidas, de archivos audiovisuales (principalmente del narcotráfico en Colombia). 

1

2

> Exposición "SIN TÍTULO", Círculo de Bellas Artes de Madrid
> Vídeo proyectado en la exposición.

1. Intervine trozos de una investigación de Martín von Hildebrrand en el amazonas, borrando sus formas. Las imprimí y sobre ellas re-imprimí noticias e ilustraciones botánicas de la planta de coca. Encima, dibujé formas con achiote, una semilla que se utiliza en Colombia para cocinar y como pigmento para pintarse la piel. Fui generando capas de papel que pegaba sobre una ventana y la luz revelaba encuentros y contrastes entre ellas. Llevé un registro fotográfico en el que, unas veces capturaba toda la imagen (entendiendo que esa imagen acaba donde acaba el papel), y otras, hacía zoom con la cámara para obtener composiciones inesperadas. La luz ayudaba a resaltar grumos y sombras por encima de formas o palabras claras en la fotografía. La cámara ayudaba a obtener composiciones entre el papel, la luz, la ventana (y lo que estaba detrás de ella).

2. Para combatir el narcotráfico en Colombia, el gobierno de este país ha recurrido al uso de técnicas químicas (como el riego de glifosato) y a una larga práctica política basada en métodos desarrollistas. Poco a poco, estas acciones han hecho que se dañen cultivos, se seque la tierra, se acorten zonas de conservación y se incremente la violencia y el conflicto armado. El gobierno colombiano nunca ha reconocido la dimensión sagrada que tiene la planta para muchas de las comunidades que viven allí. Al igual que otros actores, ha sido participe de su aniquilamiento. A pesar de los cuestionamientos realizados a esta práctica política –desde manifestaciones artísticas y ciudadanas– y de las diferentes investigaciones científicas–consideradas como formas de velar por la conservación de las especies- aún no se privilegian los universos simbólicos que mueren por el narcotráfico, las estrategias estatales para combatirlo y el predominio de concepciones científicas sobre esta planta.